13 agosto 2014
13 agosto 2014,
 0

Cómo realizar la Cata de Cervezas

 

Entorno

Una importante condición que es necesaria para la evaluación precisa de la cerveza es el establecimiento de un entorno adecuado. El medio ambiente debe estar bien iluminado, libre de olor, y las distracciones deberían reducirse al mínimo. Una iluminación natural y difusa sería la mejor de las posibles, en el caso de utilizar iluminación artificial lo mejor es usar lámparas fluorescentes. Las paredes deben estar libres de cuadros y telas que podrían oscurecer la inspección visual de la cerveza, la luz, paredes y manteles de color blanco son ideales. La sala en la que se lleva a cabo la evaluación debe ser lo más libre de olores posible. Restaurantes y fábricas de cerveza pueden ser lugares particularmente problemáticos para la evaluación de cervezas, porque la comida y la cerveza son los olores que puedan interferir la capacidad de un juez de cerveza para oler las cervezas que se están evaluando. Fumar y el uso de perfumes también debe ser eliminado en lo posible. Además, el medio ambiente de la evaluación de debe estar libre de otras distracciones. El ruido debe mantenerse a un mínimo, y la intimidad debe preservarse en la medida de lo posible. 

Equipo

Una segunda condición importante, necesaria para la eficacia de la evaluación de la cerveza es la de disponer de un equipo adecuado. Esto es, los jueces necesitan lápices mecánicos con gomas para que el aroma de la madera no interfiera con la detección de aromas de la cerveza y poder borrar comentarios a fin de que las puntuaciones se puedan cambiar. Los jueces también necesitan copas adecuadas para la toma de muestras de la cerveza: impecablemente limpias, de plástico o de vidrio, libres de olor y transparentes. Además, los jueces necesitan tener acceso a las directrices de estilo. Las mesas deben estar equipadas con agua y pan o galletas para la limpieza de paladar, cubos y toallas para la limpieza de derrames, abridores de botellas y sacacorchos, refrigeradores y tapones para poder guardar temporalmente las botellas abiertas.

Procedimiento

Las cervezas deben ser evaluadas mediante el siguiente procedimiento:

 

1. Preparar una Hoja de puntuaciones.

Escribir el número de entrada, estilo de categoría y la subcategoría (nombres y números), el nombre, y cualquier otra información necesaria (por ejemplo, el grado de juez, dirección de correo electrónico) en la hoja o aplicar una etiqueta impresa.

 

2. Inspeccionar visualmente la botella (si se da la botella).

Comprobar el nivel de llenado de la botella, la claridad, los sedimentos, y signos de problemas (por ejemplo, un anillo alrededor del cuello de la botella). La identificación de tales características puede ser útil en la descripción de los defectos que se descubran durante el proceso de evaluación formal. Sin embargo, tener cuidado de no prejuzgar la cerveza sobre la base de una inspección visual de la botella.

 

3. Verter la cerveza en una copa limpia de muestreo.

Haciendo un esfuerzo para tirar la cerveza suficiente bien como para producir un generoso giste (pero que no sea excesivo como para interferir al tomar la cerveza). Para las cervezas muy carbonatadas, esto puede requerir verter cuidadosamente la cerveza con la copa inclinada. Para las cervezas con baja carbonatación, esto se puede conseguir vertiendo directamente en el centro de la copa, con una caída de unos 15 centímetros de la botella. Para cada entrada hay una forma que le da su apariencia óptima, teniendo en cuenta que algunas entradas pueden estar más o menos carbonatadas.

 

4. Aroma de la cerveza.

Tan pronto como la cerveza se vierte, agitar la copa, traerla cerca de la nariz e inhalar el aroma de la cerveza en varias ocasiones. Cuando una cerveza está fría, puede ser necesario agitar la cerveza en la copa, calentar la cerveza con la copa entre las manos, o poner la mano sobre la parte superior de la copa para permitir a los aromas volátiles que se acumulen en una concentración suficiente para ser detectados. Escribir las impresiones sobre los aromas de la cerveza. En particular, cualquier nota fuera de lo común que se pueda detectar. No asignar puntuaciones de aroma todavía.

5. Inspeccionar visualmente la cerveza.

Dar a la nariz un descanso mientras se hace la puntuación de la apariencia de la cerveza. Inclinar la copa, y examinar a través de retroiluminación. Para las cervezas oscuras, puede ser necesario utilizar una pequeña linterna para iluminar adecuadamente la cerveza. Examinar el color de la cerveza, la claridad, la retención y la cabeza. Escribir comentarios sobre si el grado en que el color, la claridad, la retención y el giste son apropiados para el estilo. Puntuar la apariencia de la cerveza, asignando un máximo de un punto por cada una de estas características.

 

6. Oler la cerveza de nuevo.

Una vez más, agitando la copa si es preciso, inhalar el aroma de la cerveza en repetidas ocasiones. Notar cómo cambia el aroma de la cerveza al calentarse y cómo los aromas volátiles empiezan a disiparse. Escribir ahora las impresiones sobre el aroma de la cerveza; anotar principalmente la conveniencia de los aromas a malta, lúpulos, levaduras y los derivados de la fermentación. Anotar además cualquier persistencia de los aromas. No asignar puntuaciones a los aromas todavía.

 

7. Sabor de la cerveza.

Tomar alrededor de 1 onza (28 gramos) de cerveza en la boca, y remojar la capa interior de la boca con ella. Asegúrarse de permitir que la cerveza se ponga en contacto con los labios, encías, dientes, el paladar y la parte superior, inferior y los lados de la lengua. Tragar la cerveza y exhalar por la nariz. Anotar las impresiones de los primeros sabores de la cerveza (malta, lúpulo, alcohol, dulzura), sabores intermedios (sabores a lúpulos o maltas adicionales, afrutados, diacetilo, acidez), postgusto (amargor del lúpulo, la oxidación, astringencia), y acondicionado (nivel de adecuación para el estilo). No asignar las puntuaciones de sabor todavía.

 

8. Asignar la puntuación para el cuerpo de la cerveza.

Tomar otro trago de cerveza y tomar nota de la conveniencia de la viscosidad de la cerveza para el estilo. Escribir comentarios relativos a su impresión y asignar entre 2 y 5 puntos, asignando mayor puntuación cuando la cerveza presente un paladar adecuado al estilo y reduciendo la nota para indicar mayores diferencias de los niveles de ligereza o pesadez para el estilo.

 

9. Evaluar la impresión en conjunto para la cerveza.

Relajar el cuerpo. Respirar hondo. Oler de nuevo la cerveza y saborearla de nuevo. Hacer una pausa para considerar a qué grupo general de puntuaciones pertenece esta cerveza (por ejemplo, excelente, muy buena, buena, potable, con problemas) y donde están clasificadas las cervezas similares. Si se usa un estrategia de toma de decisiones de arriba a abajo, asignar una puntuación global de la cerveza, y después, mentalmente, restar puntos del resto de las subcategorías (es decir, aroma y sabor), en consonancia con sus impresiones sobre las deficiencias de la cerveza en cada apartado.

Utilizar la puntuación que se asigna a la impresión de conjunto para ajustar la puntuación final con el nivel que se estime apropiado para esta cerveza. Si se utiliza una estrategia de toma de decisiones de abajo a arriba, asignar puntuaciones a cada una de las subcategorías restantes (es decir, aroma y sabor) y asignar una puntuación global para la impresión. Por último, escribir sugerencias para la mejora de la cerveza a la luz de las deficiencias que se observaron en su evaluación.

10. Revisar la hoja de puntuaciones.

Añadir las puntuaciones de su categoría. Si se utiliza un enfoque de abajo hacia arriba, revisar de nuevo para asegurarse de que se han añadido correctamente. Si se utiliza un enfoque de arriba abajo, asegurarse de que la suma las puntuaciones de las subcategorías es igual a la puntuación general. Cuando los demás jueces  hayan terminado de evaluar la cerveza, discutir con ellos los méritos técnicos y estilísticos de la cerveza y tratar de alcanzar con ellos una puntuación de consenso. Intentar ajustar las puntuaciones para hacerlas caer dentro de una diferencia no superior a los 7 puntos de los demás magistrados en la mesa.

 

Notas para oler la Cerveza

Cuando se huele una cerveza, se está, literalmente, inhalando pequeñas partículas de la cerveza. El sentido del olfato funciona mediante la detección de moléculas que se difunden en el aire. Estas moléculas son inhaladas en el seno cavidad donde los receptores (células olfativas) detectan y traducen la información química contenida en las moléculas en información que el cerebro puede interpretar.

Varias cosas influyen en la capacidad para detectar la variedad de aromas de la cerveza:

En primer lugar, cada persona tiene diferentes densidades de receptores sensoriales. Por lo tanto, algunos jueces pueden, simplemente, ser más sensibles a los olores que otros.

En segundo lugar, las células de los receptores nasales pueden ser dañadas por la exposición a algunas sustancias (por ejemplo, el amoniaco, drogas, etc. ), y este daño puede tardar varias semanas en curarse.

En tercer lugar, los cambios en el espesor de la mucosa que reviste la cavidad nasal puede influir en la sensibilidad olfativa de un juez. Cualquier molécula que sea detectada por el olfato deberán pasar a través de este revestimiento mucoso, por lo que diariamente los cambios en el espesor de esta membrana influyen en nuestra sensibilidad. El espesor de la mucosa puede variar por enfermedad (por ejemplo, los resfriados), o la exposición a una variedad de alergenos o irritantes (por ejemplo, polvo, humo, perfumes, comidas picantes).

Por lo tanto, los jueces deben tener en cuenta sus actuales niveles de sensibilidad, habida cuenta de su salud y la exposición a las sustancias que pudieran interferir con su sentido del olfato.

Por último, las células olfativas pueden volverse insensibles ante la exposición repetida a los mismos olores. Como resultado de ello, un juez de cerveza puede ser menos capaz de detectar sutiles aromas a juzgar según avanza la sesión de cata. Una manera de remediar este problema es inhalar de vez en cuando una profunda bocanada de aire fresco para limpiar la cavidad nasal. Otra forma de reducir la desensibilización a ciertos olores es oler algo que tiene un olor completamente diferente (por ejemplo, oler su propio manguito) (Eby, 1993; Palamand, 1993).

Con independencia de la capacidad que pueda tener un juez para detectar olores distintos en la cerveza, esa capacidad puede no servir de nada si el juez no sabe utilizar con precisión los términos descriptivos para comunicar información que obtiene. Por lo tanto, es importante que los jueces de cerveza dispongan de un vocabulario para describir la variedad de olores (y el conocimiento de la fuente de los olores). Meilgaard (1993) presenta una útil taxonomía de los olores relacionados con la cerveza. Su rueda de olores clasifica 33 aromas en 9 categorías generales (oxidados, sulfurosos, grasos, compuestos fenólicos, caramelizadas, cereales, resinoso, aromáticos, y agrios). Los jueces deberían hacer esfuerzos para ampliar su vocabulario además de su capacidad para el reconocimiento de los aromas.

 

 Doc1

 

Rueda de los aromas y sabores de la cerveza. http://www.beerandpoetry.com/Beer/guide/flavorwheel.asp

Notas para la cata de cerveza

El sentido del gusto es muy similar al sentido del olfato. El sabor es el sentido a través del cual se detectan los componentes químicos de un sólido y la información acerca de ellos se transmite al cerebro. Las moléculas son detectadas por cuatro tipos de papilas gustativas que se encuentran en la lengua y la garganta.

El sabor dulce se detecta en la punta de la lengua.

Las partículas saladas se detectan en la parte frontal y los lados de la lengua.

La acidez se detecta en los costados de la lengua hacia la parte trasera de la boca.

Y el amargor se detecta en la parte posterior de la lengua cerca de la garganta.

Además, dulzor, acidez y amargor pueden ser detectados en el paladar (es decir, el techo de la boca). Dado que todos estos sabores están presentes en la cerveza, es importante que los jueces recubran completamente la capa interior de sus bocas con la cerveza a la hora de evaluar y que la cerveza sea ingerida. Como es el caso de los receptores de olor en la nariz, diferentes personas tienen diferentes densidades de papilas gustativas y por tanto, tienen diferentes sensibilidades a los distintos sabores. Además, las papilas gustativas pueden dañarse (por ejemplo, ser quemadas por comida caliente o mediante la exposición a sustancias irritantes como comidas muy condimentadas, el hábito de fumar, u otros productos químicos), por lo que la sensibilidad de un juez puede verse disminuida hasta que el paladar se pueda regenerar (lo que tarda alrededor de 10 días). Los jueces deben ser conscientes de sus propias sensibilidades y tener en cuenta las posibles fuentes de daño a las que han estado expuestos recientemente a la hora de evaluar una cerveza. Además, las papilas gustativas pueden quedar insensibilizadas a determinados sabores por la presencia de rastros de otras sustancias en la boca. Por lo tanto, es mejor para los jueces enjuagar la boca entre las cervezas y limpiar sus paladares con pan o galletas sin sal (EBY, 1993; Palamand, 1993).

Por supuesto, como ocurre con el sentido del olfato, la habilidad de un juez para detectar sabores en la cerveza puede resultar inútil a menos que el juez sepa comunicar con precisión y utilizando el vocabulario apropiado para comunicar la información obtenida. El sistema Meilgaard (1993) de categorización de sabores presentes en la

El sabor dulce se detecta en la punta de la lengua.

Las partículas saladas se detectan en la parte frontal y los lados de la lengua.

La acidez se detecta en los costados de la lengua hacia la parte trasera de la boca.

Y el amargor se detecta en la parte posterior de la lengua cerca de la garganta.

Además, dulzor, acidez y amargor pueden ser detectados en el paladar (es decir, el techo de la boca). Dado que todos estos sabores están presentes en la cerveza, es importante que los jueces recubran completamente la capa interior de sus bocas con la cerveza a la hora de evaluar y que la cerveza sea ingerida. Como es el caso de los receptores de olor en la nariz, diferentes personas tienen diferentes densidades de papilas gustativas y por tanto, tienen diferentes sensibilidades a los distintos sabores. Además, las papilas gustativas pueden dañarse (por ejemplo, ser quemadas por comida caliente o mediante la exposición a sustancias irritantes como comidas muy condimentadas, el hábito de fumar, u otros productos químicos), por lo que la sensibilidad de un juez puede verse disminuida hasta que el paladar se pueda regenerar (lo que tarda alrededor de 10 días). Los jueces deben ser conscientes de sus propias sensibilidades y tener en cuenta las posibles fuentes de daño a las que han estado expuestos recientemente a la hora de evaluar una cerveza. Además, las papilas gustativas pueden quedar insensibilizadas a determinados sabores por la presencia de rastros de otras sustancias en la boca. Por lo tanto, es mejor para los jueces enjuagar la boca entre las cervezas y limpiar sus paladares con pan o galletas sin sal (EBY, 1993; Palamand, 1993).

Por supuesto, como ocurre con el sentido del olfato, la habilidad de un juez para detectar sabores en la cerveza puede resultar inútil a menos que el juez sepa comunicar con precisión y utilizando el vocabulario apropiado para comunicar la información obtenida. El sistema Meilgaard (1993) de categorización de sabores presentes en la

cerveza incluye 6 categorías generales (plenitud, boca, amargo, salado, dulce y agrio) y consta de 14 sabores que pueden estar presentes en la cerveza. Los jueces deben mejorar continuamente sus capacidades para detectar los sabores que se encuentran en la cerveza, su capacidad para utilizar las palabras adecuadas para describir las percepciones, y su conocimiento de las fuentes de los sabores de manera que los cerveceros puedan disponer de información precisa y comentarios en relación con la forma de mejorar las recetas y sus procedimientos de elaboración de cerveza.

Hay cinco cosas a tener en cuenta al escribir comentarios sobre las cervezas que se juzguen:

En primer lugar, los comentarios deberían ser lo más positivos posible: reconocer los buenos aspectos de la cerveza en lugar de centrarse sólo en las características negativas. Esto no sólo ayudará a hacer que los comentarios negativos sean más fáciles de asimilar para el fabricante de cerveza, además, le da a la evaluación más credibilidad.

En segundo lugar, y relacionado con el primer punto, es importante ser cortés en todo lo que se escribe acerca de una cerveza. Anotaciones sarcásticas o despectivas no deben ponerse nunca en una Hoja de Cata.

En tercer lugar, es fundamental ser descriptivo y evitar el uso de términos ambiguos como «agradable». En su lugar, utilizar expresiones comparativas o símiles para describir el aroma, apariencia y sabores de la cerveza.

En cuarto lugar, intentar «diagnosticar», proporcionar al fabricante de cerveza las posibles causas para las características desagradables encontradas, y describir la forma en que la receta o el procedimiento de elaboración de cerveza puede ser mejorado para eliminar esas características.

Y por último, ser humilde. No especular acerca de las cosas que no se conocen (por ejemplo, si la cerveza es el extracto o la totalidad de  grano), y pedir disculpas si no se puede describir adecuadamente (o diagnosticar) las características de la cerveza que son indeseables.

 

Ejemplos de descripción de estilos cerveceros

 

Bohemian Pilsener:

Aroma: rico, compuesto de malta y el bouquet floral del Saaz. Algo de diacetil puede estar

presente, pero no es necesario. Límpido, sin ésteres frutados.

Aspecto: dorado muy pálido a dorado tostado profundo. Brillante y clara, con espuma cremosa y persistente.

Sabor: rico y complejo, combinado con un pronunciado amargor del lúpulo Saaz. Es aceptable moderado diacetil. El amargor es prominente, pero nunca áspero y no llega a persistir. El retrogusto está balanceado entre la malta y el lúpulo. Claro, sin ésteres o carácter frutal.

Sensación en boca: cuerpo medio, carbonatación media.

Impresión general: fresca, compleja y bien redondeada.

Historia: fabricada en 1842, este estilo era la original cerveza clara, poco coloreada.

Comentario: se usa malta de Moravia y decotcion para su carácter rico y maltoso.

Lúpulo Saaz y agua con bajo contenido en sulfatos y carbonatos, que proporciona un perfil blando. La levadura tradicionalmente usada, a veces proporciona una nota de diacetil.

El uso de dextrinas proporciona un cuerpo adicional, y el diacetil aumenta la percepción de paladar lleno.

Ingredientes: agua blanda con bajo contenido de sales, malta de Moravia, lúpulo Saaz y levadura checa.

Estadísticas vitales: IBU 35-45; SRM 3.5-6; DO: 1044-1056; DF:1013-1017; alcohol:4.2-5.4%.

Ejemplo Comercial: Pilsner Urquell.

 

Dopplebock:

Aroma: muy fuerte a malta. Las versiones más oscuras que tienen más melanoidinas, pueden tener un aroma tostado. Es aceptable un ligero sabor a caramelo por el hervor prolongado. Virtualmente sin aroma a lúpulo, aunque un ligero aroma a lúpulo noble es aceptable en las versiones más claras. Sin diacetil. Puede estar presente un moderado carácter frutal a menudo descripto como ciruela o pasa de uva (es opcional) en las versiones oscuras debido a las reacciones entre la malta, el agua y el añejamiento. Un muy suave aroma chocolate-símil puede estar presente en las versiones oscuras, pero nunca a tostado o quemado. Puede tener un moderado aroma a alcohol.

Aspecto: color dorado profundo a marrón oscuro. Las versiones más oscuras tienen reflejos rubí. El almacenamiento proporciona buena transparencia. Espuma abundante, persistente y cremosa. Las versiones más fuertes pueden tener disminuída la retención de espuma.

Sabor: muy pronunciado y “maltoso”. Las versiones más oscuras que tienen más melanoidinas, tendrán un sabor tostado. Las versiones más claras tendrán un fuerte sabor a malta con algunas notas a melanoidinas y tostado. Un suave sabor a chocolate es opcional en las versiones más oscuras, pero nunca debe percibirse como tostado o quemado.

Límpido sabor a lager sin diacetil. Algún sabor frutal (a ciruela, pasas de ciruela o pasas de uva) es opcional en las versiones oscuras. Invariablemente habrá una sensación del contenido alcohólico, pero debe ser tibio, nunca quemante o áspero. Presencia de alcoholes superiores (fusel) debe estar bajo o nulo. Escaso a ningún aroma a lúpulo. (mayor es aceptable en las versiones pálidas). El amargor varía

de moderado a moderado bajo, pero siempre permitiendo que la malta domine el sabor. La mayoría de las versiones son discretamente dulces, pero la dulzura viene del bajo lupulado, no de fermentación incompleta. Las versiones pálidas generalmente tienen un finish seco.

Sensación en boca: cuerpo pleno a mediopleno. Carbonatación moderada, a moderada-baja.

Muy suave sin asperezas o astringencias.

Impresión general: una lager plena y muy fuerte. Una versión más fuerte que la traditional o helles bock.

Historia: una especialidad bávara primero producida en Munich por los monjes de San Francisco de Paula. Las versiones históricas eran menos atenuadas que la interpretación moderna, con la consecuente mayor dulzura y menor nivel alcohólico. Era considerado el “pan líquido” por los monjes. El término “dopple” (doble) fue acuñado por los consumidores de Munich. Varias dopplebocks tienen una terminación en “ator” ya sea como un tributo a la prototípica Salvador, o para tomar ventaja de la popularidad de esta cerveza.

Comentario: la mayoría de las versiones son oscuras, y muchas exhiben los efectos de la caramelización y las melanoidinas, producto de la maceración por decotcion, pero existen excelentes versiones pálidas. Estas versiones pálidas no tendrán el sabor complejo a malta oscura, y pueden ser un poco más secas, lupuladas y amargas. Mientras la mayoría de los ejemplos están en el rango citado, puede considerarse que el estilo no tiene límite superior para la densidad, alcohol o amargor. Cualquier carácter frutal es debido a la malta munich o a otras maltas especiales, no a ésteres producidos en la fermentación.

Ingredientes: Malta pilsen y vienna, con algo de munich en las versiones pálidas, con un poco de maltas oscuras (Carafa) para las versiones oscuras. Lúpulos nobles. La dureza del agua varía de blanda a moderada en carbonatos. Límpida levadura lager. Maceración por decotcion es tradicional.

Estadísticas vitales: IBU: 16-26 ; SRM: 6-25; DO: 1072-1096; DF:1016-1024; alcohol: 7-10 %

Ejemplos comerciales: Paulaner Salvador.

 

Californian Common Beer:

Aroma: un caso demostrativo del lúpulo Northern Brewer (con cualidades a menta, madera y rústico) en moderado a alto rango. Leve carácter frutal aceptable. Bajo a moderado aroma a caramelo o tostado que soporta al lúpulo. Sin diacetil.

Aspecto: color ámbar medio a cobre suave. Generalmente clara. Espuma no blanca con buena retención.

Sabor: moderadamente “maltoso” con un pronunciado amargor. El carácter a malta es usualmente a tostado, no a torrado, y a caramelo. Bajo a moderadamente alto sabor a lúpulo, usualmente mostrando las cualidades del Northern Brewer (a madera, rústico y a menta). Finish suavemente seco y pleno, con un amargor que permanece y un firme sabor a malta. Son aceptables ligeros ésteres frutados. Sin diacetil.

Sensación en boca: cuerpo medio. Carbonatación media a media alta.

Impresión general: una cerveza ligeramente frutal, “maltosa”, con sabores tostados y a caramelo, y mostrando las cualidades del lúpulo Northern Brewer.

Historia: originaria de la costa oeste norteamericana. Grandes fermentadores abiertos (coolships) fueron usados para compensar la falta de refrigeración y tomar ventaja de las frescas temperaturas del área de la bahía de San Francisco. Fermentada con levadura lager, pero seleccionando una que alcanzara el rango inferior de fermentación de una ale.

Comentario: este estilo está estrechamente definido alrededor del ejemplo Anchor Steam.

Superficialmente similar a la american pale o amber ale, difiere en que el aroma y sabor es a madera, menta, más bien que cítrico, los sabores

a malta son tostados y a caramelo, el lupulado es marcado, y se utiliza levadura lager a temperatura tibia.

Ingredientes: malta pale ale, lúpulos norteamericanos (usualmente Northern Brewer). Pequeñas cantidades de malta tostada o cristal. Levadura lager, aunque algunas cepas (a menudo con la mención “California” en el nombre) trabajan mejor que otras a las temperaturas tibias de fermentación (12-15ºC). Es de notar que best online casino algunas cepas alemanas lager proporcionan un inadecuado carácter sulfuroso. El agua debe tener relativamente bajos los sulfatos y bajos a moderados los carbonatos.

Estadísticas vitales: IBU; 30-45; SRM: 10-14; DO:1048-1054; DF:1011-1014; alcohol:

4.5-5.5%.

Ejemplos comerciales: Anchor Steam.

 

Düsseldorf Altbier:

Aroma: bien robusto y complejo, a malta y lúpulos nobles. Restringido a ésteres frutados. El carácter a malta refleja las maltas base alemanas. A lúpulo puede variar de moderado a muy bajo, y puede tener asociado un carácter perfumado a pimienta o floral por los lúpulos nobles. Sin diacetil.

Aspecto: bronceado anaranjado a cobre profundo, llegando hasta marrón. Transparente (puede estar filtrada). Espuma gruesa, cremosa y persistente.

Sabor: marcado amargor bien balanceado por un robusto carácter a malta. La presencia a malta está moderada por la alta atenuación, pero permanece el sabor complejo de ella.

Pueden sobrevivir algunos ésteres frutados en el almacenamiento. Un finish persistente, seco, agridulce o a nuez, refleja la malta y el amargor. Sabor a lúpulo moderado a bajo.

Sin asperezas o gusto a malta tostada. Sin diacetil. Algunas cepas pueden impartir un leve carácter sulfuroso.

Sensación en boca: Cuerpo medio, suave. Carbonatación media a media alta. Astringencia baja o ninguna. A pesar de estar plena de sabores, su cuerpo es liviano como para ser consumida en una reunión en los brewpubs de Dusseldorf.

Impresión general: una ale alemana cobriza, bien balanceada entre malta y amargor, suave.

Historia: un tradicional estilo de Dusseldorf. “Alt” se refiere a un “old” estilo de fabricación (utilizando levaduras ale), que era común antes de la popularización de las lager.

Los mejores ejemplos pueden hallarse en los brewpubs de la sección Altstadt (pueblo viejo) de Dusseldorf.

Comentario: una cerveza amarga balanceada por un pronunciado carácter a malta, fermentada a temperatura más baja que una ale (15.5-18ºC), y almacenada largos períodos a bajas temperaturas para producir un paladar suave y límpido. Existen variantes comunes que incluyen la Sticke (secreta) alt, la cual es ligeramente más amarga, más fuerte y más compleja que la típica alt. El amargor llega a 60 IBUS, con dry-hopping y almacenada largos períodos. Münster alt tiene menos densidad y alcohol, ácida, más liviana en color (dorada) y puede tener una significativa proporción de trigo. Tanto la Sticke como la Münster deberían estar en esa categoría especial.

Ingredientes: los granos varían , pero usualmente consisten en malta base alemana con pequeñas cantidades de caramelo, chocolate y/o maltas oscuras para ajustar color. Ocasionalmente puede incluir algo de trigo. Lúpulo Spalt es lo tradicional, pero pueden utilizarse otras variedades de lúpulos nobles. Agua moderada en carbonatos. Levadura ale de alta atenuación. Es tradicional maceración escalonada o decotcion.

Estadísticas vitales: IBU: 35-40; SRM: 13-17; DO: 1046-1054; DF: 1010-1015; alcohol: 4.5-5.2%.

Ejemplos comerciales: Diebels Alt.

Brown Porter:

Aroma: debe ser evidente el aroma a malta tostada, y puede tener una cualidad achocolatada. Puede tener asimismo un carácter a malta no tostada, a caramelo, pan, nuez y/dulce. Aroma a lúpulo inglés moderado a ninguno. Esteres frutados de moderado a ninguno. Diacetil bajo a nada.

Aspecto: color marrón claro a oscuro, a menudo con reflejos rubí. Buena transparencia, aunque puede ser opaca. Moderada espuma tostada suave, con buena a débil retención.

Sabor: a malta que incluye un moderado carácter tostado (frecuentemente a chocolate), con el agregado a menudo de carácter a caramelo, nuez o toffee. Puede tener sabores secundarios como a café, licoroso o bizcocho. No debe tener un carácter significante a black malt (acre, a quemado, áspero) aunque pequeñas cantidades contribuyen a una complejidad de chocolate amargo. Sabor a lúpulo inglés de moderado a ninguno. Amargor medio bajo a medio, el cual variará el balance discretamente hacia la malta o el amargor. Usualmente bien atenuada, aunque existen versiones dulces. Diacetil de moderado bajo a ninguno. Esteres frutados de moderados a bajos.

Sensación en boca: cuerpo medio liviano a medio. Carbonatación moderadamente baja a moderadamente alta.

Impresión general: una ale oscura inglesa con características tostadas restringidas.

Historia: originaria de Inglaterra, evolucionó a partir de mezcla de cervezas o “gyles” conocidas como “Entire”. Una precursora de la stout. Se dice muy apreciada por los trabajadores portuarios.

Comentario: difiere de la porter robusta en que es más suave, más dulce y con más sabor a caramelo, menor densidad y usualmente menos alcohol. Más sustanciosa y tostada que una brown ale. Mayor

en densidad que una mild oscura. Algunas versiones usan levadura lager.

El balance tiende hacia la malta más que al amargor. Usualmente tiene un carácter “inglés”. Versiones históricas con Brettanomyces, ácidas, deberían entrar en Categoría Especial.

Ingredientes: es más común ingredientes ingleses. Puede contener varias maltas, incluyendo chocolate y otras maltas tostadas oscuras y tipo caramelo. Versiones históricas podrían usar una cantidad significante de malta brown. Usualmente no contienen grandes cantidades de black malt o cebada tostada. Lúpulos ingleses es lo común, pero usualmente se deja de lado. Agua tipo Londres o Dublín (moderados carbonatos). Puede usarse levadura English o Irish u ocasionalmente, lager. Puede contener moderadas cantidades de adjuntos (azúcar, maíz, melaza, etc.).

Estadísticas vitales: IBU: 18-25; SRM: 20-30; DO: 1040-1052; DF: 1008-1014; alcohol: 4-5.4%.

Ejemplos comerciales: Samuel Smith Taddy Porter; Fuller’s London Porter.

 

Sweet stout:

Aroma: moderado a grano tostado, a veces con notas a chocolate y/o café. A menudo existe una impresión de dulzura cremosa. El carácter frutal puede ser bajo a moderadamente alto. Diacetil bajo a ninguno. Aroma a lúpulo bajo o ninguno.

Aspecto: color marrón oscuro a negro. Puede ser opaca o clara. Espuma cremosa parda a marrón.

Sabor: está dominado por la malta y los granos tostados, como en la dry, con sabores a café y chocolate. El amargor es moderado (menos que en la dry). Una dulzura media a alta (a menudo por el agregado de lactosa) proporciona la contraparte del carácter tostado y el amargor, llegando hasta el finish. Esteres frutados bajos a moderados.

Diacetil bajo a ninguno. El balance entre la malta y los granos tostados puede variar, de bien dulce a moderadamente seco y a veces tostado.

Sensación en boca: cuerpo cremoso medio pleno a pleno. Baja a moderada carbonatación. Alta dulzura residual de azúcares sin fermentar aumenta la sensación de plenitud.

Impresión general: una ale oscura, dulce, con pleno cuerpo, discretamente a tostado. A menudo tiene gusto tipo café express.

Historia: una versión inglesa de la stout. Históricamente conocida como “Milk” o “cream”

stout. Esta denominación no está permitida legalmente en Inglaterra (aceptable en otros lugares). El nombre de “milk” está derivado del uso de lactosa, azúcar de leche, como edulcorante.

Comentarios: las densidades son bajas en Inglaterra, mayores para exportación y en USA. Existen variaciones con el nivel de dulzura residual, la intensidad del carácter tostado,, y el balance entre estos dos son las variantes sujetas a interpretación.

Ingredientes: la dulzura en la mayoría de las sweet stouts proviene de un bajo amargor respecto de la dry stout y de un alto porcentaje de dextrinas no fermentables. Lactosa, un azúcar no fermentable, es frecuentemente añadida para agregar dulzura residual. Base de malta pálida, y puede usarse cebada tostada, malta chocolate, black patent, cristal y adjuntos como maíz y melaza. Es común agua alta en carbonatos.

Estadísticas vitales: IBU: 25-40; SRM: 30-40 ; DO: 1042-1056; DF: 1010-1023; alcohol: 4-6%.

Ejemplos comerciales: Samuel Adams Cream Stout.

 

English IPA:

Aroma: moderado a moderadamente alto frutal a lúpulo, o terroso es típico, aunque la intensidad del lúpulo es menor en las versiones americanas. Un suave aroma a hierba por dry-hopping es aceptable, pero no requerido. Presencia de caramelo o malta tostada es común.

Carácter frutal bajo a moderado, ya sea de ésteres o lúpulo, puede estar presente. Algunas versiones pueden tener una nota sulfurosa, aunque este carácter no es obligatorio.

Aspecto: el color varía de dorado ámbar a cobre liviano, pero la mayoría son pálidas a ámbar medio con tinte anaranjado. Debe ser clara, aunque versiones no filtradas, con dry-hooping pueden tener una discreta turbiedad. Buena espuma que debe persistir.

Sabor: a lúpulo, medio a alto, con un moderado a marcado amargor. El sabor debe ser similar al aroma (floral, terroso, frutal, y/o leve a hierbas). Sabor a malta puede ser de medio bajo a medio alto, debiendo ser perceptible, placentero y mantener el carácter del lúpulo. La malta debe mostrar carácter inglés y ser similar a pan, bizcocho, tostado o caramelo. A pesar del sustancial carácter a lúpulo de estas cervezas, suficiente sabor a malta, cuerpo y complejidad para compensar al lúpulo, proporcionará el mejor balance. Muy bajos niveles de diacetil son aceptables, y aportes frutales de la fermentación o del lúpulo agregan complejidad. Finish medio a seco, y el amargor puede permanecer en el retrogusto, pero no debe ser áspero. Si se usa agua alta en sulfatos, estará presente un finish seco, mineral, algún sabor a sulfuro, y un amargor persistente. En las versiones más fuertes puede percibirse algún límpido sabor a alcohol. Avena es inapropiada para este estilo.

Sensación en boca: suave, cuerpo medio liviano a medio, sin astringencias derivadas del lúpulo, aunque la carbonatación moderada a media alta puede combinarse llevando a una sensación en general seca, en presencia de la dulzura de la malta. Alguna tibieza a alcohol puede percibirse en las versiones más fuertes, (pero no en todas).

Impresión general: una pale ale lupulada, moderadamente fuerte, con características consistentes con el uso de maltas, lúpulos y levadura ingleses. Tiene menos carácter lupulado y más pronunciado sabor a malta que las versiones americanas.

Historia: fabricada para sobrevivir a los viajes de Inglaterra a India. Las temperaturas extremas y el rolido de los barcos resultaba en una cerveza muy atenuada al arribo. Las pale ale inglesas derivaron de la india pale ale.

Comentarios: una pale ale fabricada en una mayor densidad y tasa de lupulación. Las versiones modernas de IPAs inglesas generalmente son pálidas en comparación con sus antecesores. El término “IPA” es vagamente aplicado en las cervezas inglesas comerciales de hoy y ha sido aplicado (incorrectamente) a cervezas con porcentaje de alcohol por debajo del 4%. Generalmente tendrán más finish a lúpulo y menos carácter frutal y/o caramelo que las pale ale inglesas o bitters. Las versiones más frescas tendrán obviamente un finish más lupulado.

Ingredientes: malta pálida (bien modificada y disponible para maceración simple). Lúpulo inglés. Levadura inglesa aporta un perfil frutal o mineral/sulfuroso. Azúcar refinada puede ser usada en algunas versiones. Agua alta en sulfatos y baja en carbonatos es esencial para lograr un placentero amargor, como en las versiones tipo Burton, aunque no todos los ejemplos exhibirán el fuerte carácter a sulfato.

Estadísticas vitales: IBU: 40-60; SRM: 8-14; DO: 1050-1075; DF: 1010-1018; alcohol: 5-7.5%. Ejemplos comerciales: Samuel Smith´ India Ale.

 

American IPA:

Aroma: prominente a intenso aroma a lúpulo con carácter floral, cítrico, a perfume, a pino, resinoso y/o frutal, derivado de los lúpulos americanos. Muchas versiones tienen dry-hooping, lo que otorga un carácter a hierba adicional, aunque esto no es requerido. Puede hallarse dulzura límpida a malta, pero con menor tenor que en las inglesas. Carácter frutal, ya sea de los ésteres o el lúpulo, puede detectarse en algunas versiones, aunque el carácter neutro de la fermentación es también aceptable. Algo de alcohol puede notarse.

Aspecto: el color varía de dorado medio a cobre rojizo medio. Algunas versiones pueden tener un tinte anaranjado. Debe ser clara, aunque las versiones con dry-hooping, no filtradas pueden tener una leve turbiedad. Buena espuma persistente.

Sabor: a lúpulo medio a alto, y debe reflejar el carácter del lúpulo americano, con aspectos cítrico, floral, resinoso, a pino o frutal. Amargor medio alto a muy alto aunque la columna vertebral de la malta soportará el fuerte sabor a lúpulo, proporcionando un mejor balance.

Sabor a malta bajo a medio, límpido, aunque son aceptables bajos niveles acaramelados o a tostado. Sin diacetil. Bajo carácter frutal es aceptable, pero no requerido. El amargor debe permanecer en el retrogusto pero no debe ser áspero. Finish medio seco a seco. Puede percibirse algún sabor a alcohol en las versiones más fuertes. Avena es inapropiada para este estilo. Puede estar presente algún sulfuro si se usa agua sulfatada, pero la mayoría de los ejemplos no deberían exhibir este carácter.

Sensación en boca: cuerpo medio liviano a medio, suave, sin astringencias derivadas del lúpulo, aunque la moderada a moderada alta carbonatación puede combinarse para dar una sensación seca, aún en presencia de la dulzura de la malta. Suave tibieza a alcohol puede sentirse en las versiones más fuertes (no en todas). Menor cuerpo que su contraparte inglesa.

Impresión general: una pale ale americana decididamente amarga y lupulada, moderadamente fuerte.

Historia: una versión americana del histórico estilo inglés, fabricada utilizando ingredientes americanos.

Ingredientes: malta pálida (bien modificada y disponible para maceración simple); lúpulos americanos. Levadura americana que dá un perfil límpido o levemente frutal. Generalmente todo malta, pero macerada a baja temperatura para lograr alta atenuación. El agua varía de blanda a moderadamente sulfatada.

Estadísticas vitales: IBU: 40-60 ; SRM: 6-15; DO: 1056-1075; DF: 1010-1018; alcohol: 5.5-7.5%.

Ejemplos comerciales: Stone Ipa.

 

ficha cata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *